Robledo Puch, cerca de la libertad por un fallo de la Corte

Robledo Puch, cerca de la libertad por un fallo de la Corte

El emblema nacional de los asesinos seriales, el preso más viejo, Eduardo Robledo Puch, logró acercarse a lo que busca desde hace años: quedar en libertad y abandonar la prisión de Sierra Chica en la que purga condena a prisión perpetua desde hace 44 años, por haber ultimado a once personas en 1971.

Un fallo judicial hizo lugar a un recurso extraordinario presentado por la defensa para que pase de “un ámbito cerrado a otro menos riguroso que lo vaya preparando para la vida en libertad”.

Luego de 44 años detenido, y con varios intentos fallidos por recuperar la libertad, el destino de Carlos Eduardo Robledo Puch comienza a cambiar. El 27 de noviembre de 1980 la Sala I de la Cámara Penal de San Isidro lo condenó a reclusión perpetua, más la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado, por haber matado a 11 personas y haber cometido más de 15 robos, violaciones y secuestros.

Éramos pocos y saldría de la cárcel el Ángel de la Muerte. LAS CLAVES DEL FALLODenunció la arbitraria denegación de la libertad condicional, pues se ha afirmado sin fundamento adecuado que Robledo Puch no ha alcanzado “los estándares de conducta que exige la ley”, cuando surge de los diversos informes del Servicio Penitenciario agregados al legajo que ha tenido conducta buena, muy buena e, incluso, ejemplar, y calificaciones entre 7 y 10, cumpliendo acabadamente con los reglamentos carcelarios a lo largo de la mayor parte del tiempo que lleva detenido. Fue recapturado y desde entonces permanece detenido. “Y si bien -se agrega- a aquel que tiene la accesoria del artículo 52 (como lo es en el caso Robledo Puch) le rige un sistema más oneroso, esa reclusión como la propia ley lo expresa es ‘indeterminada´, mas no ‘perpetua´”.

Si bien el agotamiento de la pena le fue denegado, los integrantes de la Corte sostuvieron que “frente al tiempo que lleva detenido el nombrado, corresponde establecer que el juez de ejecución interviniente deberá adoptar las medidas pertinentes a fin de propender a la paulatina y controlada inclusión del interno en la etapa siguiente -régimen de prueba- al sistema de ejecución de la pena que viene cumpliendo, permitiendo de tal modo la progresión de su situación carcelaria en un ámbito cerrado a otro menos riguroso que lo vaya preparando para la vida en libertad”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>