“Mis acusadores saben que soy inocente” — Lula

“Mis acusadores saben que soy inocente” — Lula

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sostuvo ayer la existencia de una persecución por parte del Poder Judicial hacia su persona, y dijo que con las acciones que han emprendido desde hace dos años solo buscan condenar el proyecto político que él representa.

De acuerdo con las encuestas, Lula lidera la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de Brasil en 2018. Nunca hice nada ilegal que pudiese manchar mi historia.

“En vísperas de completar 71 años, veo a mi nombre en el centro de una verdadera cacería judicial”. Revisaron mis cuentas personales, las de mi esposa y de mis hijos; escucharon mis llamadas telefónicas y divulgaron el contenido; invadieron mi casa y me condujeron a la fuerza a rendir testimonio sin motivo razonable y sin base legal. Están a la búsqueda de un delito para acusarme, pero no lo encontraron ni lo encontrarán.

Pero Lula rechaza categóricamente todos esos cargos: “Jamás practiqué, autoricé o me beneficié de actos ilícitos en Petrobras”, asegura.

Según el exjefe de Estado, sus acusadores intentan construir una narrativa para presentar al PT no como un partido sino como una organización criminal de la que es jefe, y añadió que esa idea es repetida sin descanso en la prensa pese a la falta de pruebas.

El 10 de octubre, el juez Sergio Morolo acusó a Lula de haber favorecido irregularmente a la constructora Odebrecht en negocios con Angola. Antes, el ex presidente ya tuvo que responder ante la Justicia por “ventajas indebidas” en la reforma de un triplex que posee.

Los investigadores de una trama corrupta en torno a la petrolera semiestatal Petrobras lo señalan, incluso, como “el comandante máximo” de la red. Por “Lava Jato” están siendo investigados más de 50 políticos en relación con el presunto pago de sobornos por parte de terceras empresas para obtener un trato de favor en sus negocios con Petrobras, una de las compañías energéticas más grandes de América Latina. No pueden retroceder después de la masacre que promovieron en los medios de comunicación.

El expresidente finaliza su artículo diciendo que tiene la “conciencia tranquila y el reconocimiento del pueblo” y confía en que tarde o temprano prevalezcan la justicia y la verdad, aunque sea en los libros de historia. Es la sombra del estado de excepción que se está irguiendo sobre el país”.

Se convirtieron en prisioneros de las mentiras que inventaron y ahora ‘están condenados a condenar'; deben evaluar que si no me apresaran, serían ellos los desmoralizados ante la opinión pública, señaló.

Su partido, el PT, gobernó Brasil desde 2003 hasta el 31 de agosto de 2016, cuando su sucesora Dilma Rousseff fue destituida por el Parlamento y Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), asumió la presidencia del país.

No paré para lamentarme ni desistí da luchar por la igualdad y la justicia social, remarcó el exmandatario, según el cual esos encuentros le permitieron renovar su fe en el pueblo brasileño y en el futuro del país.

Constato que está viva en la memoria de nuestra gente cada conquista alcanzada durante los gobiernos del PT, escribió Lula antes de afirmar que la ciudadanía va a resistir los retrocesos que pretendan imponerle, “porque Brasil quiere más y no menos derechos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>