Las olas de calor mortales continuarán aumentando por la emisión de gases

Las olas de calor mortales continuarán aumentando por la emisión de gases

La investigación, desarrollada por la Universidad de Hawai, Estados Unidos, prevé que “incluso aunque se redujeran drásticamente esas emisiones, el 48 por ciento de la población se verá afectada por el brusco aumento de la temperatura”.

También te puede interesar: ¿No duermes bien? “Respecto a las olas de calor, nuestras opciones se sitúan ahora entre las malas y las terribles”, explica el autor principal de este estudio, Camilo Mora.

El especialista recordó que en la actualidad muchas personas a escala global ya están sufriendo las consecuencias de las olas de calor y las previsiones apuntan a que la tendencia va a continuar.

“El cuerpo humano sólo puede funcionar dentro de un estrecho rango de temperaturas corporales de unos 37 grados centígrados”.

Así, la temperatura corporal humana óptima es de 37 grados, pero “nuestro metabolismo genera calor y éste no puede disiparse en el ambiente cuando la temperatura exterior es igual o superior a la del cuerpo”, detalló.

De ahí que por encima de los 37 grados centígrados de temperatura ambiente, se puede producir una acumulación de calor en el cuerpo que provoque un peligroso aumento de la temperatura corporal óptima, resalta el estudio. Tras investigar las condiciones climáticas que causaron esos fallecimientos, esos científicos determinaron un umbral a partir del cual la temperatura y la humedad del aire se vuelven letales.

Sin grandes reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero tres de cada cuatro personas enfrentarán la amenaza de morir por el calor para el final del siglo e incluso con disminuciones, una de cada dos personas estará expuesta a 20 días de extremo calor para el año 2100, precisa la investigación.

Actualmente, un 30 por ciento de la población mundial está expuesta a esas condiciones letales cada año, alertó el informe de la Universidad de Hawai.

Entre los ejemplos mostrados por los expertos, está la ola de calor de 2003 en Europa, que provocó la muerte de alrededor de 70 mil personas, o la de Moscú en 2010, que provocó 10 mil muertes, siendo contempladas en ciudades como Nueva York, Washington, Los Ángeles, Toronto, Londres, Tokio, Sydney o São Paulo, que también han aquel fenómeno.

Más allá de estos casos extensamente documentados en su momento, la comunidad científica tenía hasta ahora poca información sobre la asiduidad con la que se presentan olas de calor letales en nuestro planeta.

Ciudades y regiones afectadas.

Las olas de calor mortales van a ser un problema mucho mayor en las próximas décadas, cada vez más frecuentes y ocurrirán en una mayor parte del planeta debido al cambio climático, según un estudio publicado este lunes en Nature Climate Change.

Los residentes de los trópicos enfrentan el mayor riesgo, dado que sólo ligeros aumentos en las temperaturas medias o la humedad pueden resultar en muertes.

“Con este umbral podemos identificar condiciones que son dañinas para la gente”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>