Cubanos divididos por la nueva política de Trump hacia Cuba

Cubanos divididos por la nueva política de Trump hacia Cuba

Igual derogó la Directiva Presidencial de “Política Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba”, emitida por el presidente Barack Obama el 14 de octubre de 2014 y que, entre otras cosas, reconocía la necesidad de eliminar el bloqueo norteamericano sobre la isla.

Además instó a que se realicen elecciones libres y supervisadas por la comunidad internacional en Cuba, así como la liberación de prisioneros políticos en la isla.

El también comentarista de Radio Miami dijo que el gobierno cubano transmitió en dos ocasiones en televisión nacional el discurso de Trump, porque le favorece para que los cubanos vieran esa “retórica de la Guerra Fría viniendo de Miami que les da la impresión de que se está abusando de nuevo de ellos al tomar medidas con este tipo de violencia verbal”. El presidente republicano, pese a su discurso anticastrista, mantiene muchas de las políticas de Obama hacia Cuba.

Dos años y seis meses después de que empezara el acercamiento entre Washington y La Habana, está claro que éste ha tenido un impacto directo en la vida de cubanos y estadounidenses. Estas cifras son todavía limitadas en comparación con los cuatro millones de turistas que visitaron Cuba el año pasado, pero según una reciente encuesta del instituto estadounidense Estrategias de Opinión Pública, más del 75 por ciento de los estadounidenses que viajan a la isla se hospedan en casas de alquiler privadas y el 99 por ciento comen en restaurantes privados, llamados popularmente “paladares”.

La nueva directriz de Trump prohíbe gran parte de comercio de Estados Unidos con el Grupo de Administración Empresarial (GAESA), un conglomerado militar de empresas con intereses en todo los sectores de la economía, pero con excepciones, como vuelos y cruceros, de acuerdo con funcionarios estadunidenses, lo que protegerá a aerolíneas y cruceros.

Uno de los mayores legados políticos del anterior presidente, Barack Obama, fue la apertura de las relaciones diplomáticas con La Habana en 2015, tras medio siglo de ruptura y desconfianza. La cifra de estadounidenses que viajan a Cuba, principalmente en grupos grandes debido a las regulaciones de Washington, se ha triplicado en los últimos años, y se esperaba que llegaran alrededor de 400.000 visitantes en el 2017.

Protesto ante el Gobierno de Estados Unidos por este descaro y lo emplazo a confirmar o desmentir si estos terroristas que he mencionado estuvieron al lado o no del presidente Trump“, dijo Rodríguez. Sólo el Congreso de Estados Unidos puede levantar el embargo a la isla.

Un retroceso que preocupa a muchas compañías estadounidenses como la cadena hotelera Starwood, que inauguró hace un año un Sheraton en Cuba.

Trump tampoco revertirá la decisión de Obama de poner fin a la política de “pies mojados, pies secos” que permitía a los migrantes cubanos que llegaban a Estados Unidos permanecer en el país y eventualmente convertirse en residentes permanentes legales.

Cuba rechaza enérgicamente las nuevas medidas que endurecen el bloqueo (embargo), lo que denunciaremos en la próxima Asamblea General de la ONU, porque es injusto, inhumano, genocida, extraterritorial y violatorio de la soberanía de todos los Estados“, indicó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>